Go to ORIOL ESPINAL Projects Homepage
oriol espinal #Mares y jardines
back to #index
logo

De madres que se van #45

[Morir es] No oír más lo que clama el dolor con el amor, lo que grita el amor con el dolor, a esta música cálida que ahora está sonando sobre el son de las olas de la mar, son de las olas de la mar, las olas de la mar, de la mar.
Juan Ramón Jiménez, A esta música cálida, De ríos que se van

 

Mares y jardines desertan

de las madres ebrias de fin,

apenas sin memoria y asediadas

por sueños raros y visiones fugitivas.

 

Compongo este poema, el último del año,

cuando se consume la luz

de dos mujeres que no podrán leerlo,

ni siquiera durante su viaje

hacia el santuario de la nada,

la una y la otra atadas al cautiverio

del fruto corrompido de sus vísceras,

cuyas pulsiones no se alteran ante el sollozo,

cuyas inercias se muestran indolentes

al aguijón de los arcángeles

y a la náusea del colofón.

 

Una luna creciente –llena de gracia–

recubre sus vientres vacíos.

 

Los estertores preparan su furia

detrás de un biombo de jadeos.

 

Un último rayo de sol hurga sus ojos

e inocula sin éxito su miel de vida.

 

Mares y jardines desertan

de las madres borrachas de sedantes,

liberadas de sus recuerdos, de sus delirios,

de sus apariciones fulgurantes.

Hospital de Mataró-Barcelona, 29 - 31 de diciembre de 2017