Go to ORIOL ESPINAL Projects Homepage
oriol espinal #Mares y jardines
back to #index
logo

Revisita nº3 #30

Como un parásito insistente el caserón

vuelve a soñarse en los páramos de mi noche.

Su alma agónica se debate

sobre la polvareda del derrumbe moral.

Muerto el emperador y su hijo predilecto,

reina hoy en sus alcobas y salones

una anciana cautiva en sus delirios de grandeza. 

Cetro en mano, rellena la antigua hermosura de las estancias

con fantasías y rentas de fulgor fugaz,

desplaza las estatuas del pedestal,

descuelga las pinturas y malvende

las joyas y los libros.

El caserón se me aparece como una sombra

de sí mismo, apolillada, rasgada en sus partes mas bellas.

Ni los vestigios de su pasado esplendoroso

se atreven a quererse, ni siquiera

a insinuar sus hitos más señeros.

Deambulo con temor por sus espacios desalmados,

y aunque sé que fui actor en ellos

no logro ver las huellas de la alegría

de mi hija, ni escuchar el eco de los jadeos

de la mujer que amaba y sigo amando.

Sí percibo cómo la luz de los estíos muertos

se rasga al recorrer el aire preso y desolado.

Los jardines vacíos de aves e insectos

asedian las torres, los porches,

los muros desconchados.

Zarzas y ortigas se interponen

entre los ojos y el mar cercano,

sucio y plomizo como el peor de los mares.

El rugir de las olas, el treno de las alas

hundiéndose en las aguas de la balsa,

me invitan a huir de la cama

que una noche será mi catafalco.

Barcelona, 21 de octubre de 2017