Go to ORIOL ESPINAL Projects Homepage
oriol espinal #Mares y jardines
back to #index
logo

Madres #29

Malquerido en la casa de la madre,

observando mi ausencia en la capilla de los lares,

me retiro a un jardín de flores mustias

y altares demolidos, de molinos

ruinosos y dolidos palomos alirrotos.

 

Enredado en las zarzas de un pesar vitalicio,

me tumbo boca abajo y beso los guijarros:

los huesos de una madre que no ama ni odia,

que no espera ni juzga, que da y quita,

que restituye y niega sin plan ni estrategia.

 

Envejecer sin distinciones maternales

no es peor que cargar aves muertas

en las alforjas del alma, o mal amar

a quien te unge a diario con un amor sublime.

Me lo dice la tierra que mastico y engullo:

la carne de la madre bienquerida.

Barcelona, 17 de octubre de 2017